martes, 3 de junio de 2008

Bendición de la Soledad

Que comprendas que nunca estás solo, que el resplandor
y la co­munión de tu alma te conecta íntimamente con el ritmo del universo.

Que aprendas a respetar tu individualidad y tu particularidad.

Que comprendas que la forma de tu alma es única, que te aguarda
un destino especial aquí, que detrás de la fachada de tu vida
sucede algo hermoso, bueno y eterno.

Que aprendas a contemplar tu yo con el mismo júbilo, orgullo
y felicidad con que Dios te ve en cada momento.
(Extraido del Libro Anam Cara)

1 comentario:

darYrecibir dijo...

hermoso recordatorio
nunca estoy solo
cuando todo está en mí.

gracias