miércoles, 21 de mayo de 2008

KÉFIR

El kéfir también llamado búlgaros o yogurt de pajaritos es un producto lácteo fermentado por un hongo original de la región del Cáucaso. Existen tres tipos de kéfir: el kéfir de leche, el kéfir de agua y el kéfir de té o también llamado Kombucha, el más extendido en su uso es el kéfir de leche.

Kéfir significa "bendición" en turco y se ha llegado a considerar como un producto milagroso por sus valiosas propiedades y efectos beneficiosos:


  1. Ayuda a destruir las piedras del riñón.

  2. Mejora en la capacidad de asimilación de los alimentos.

  3. Regula el tránsito intestinal.

  4. Fortalece las defensas frente a infecciones tanto víricas como bacterianas.

  5. Reduce los niveles de colesterol y el riesgo de padecer cáncer de colon.

  6. Un kéfir suave es algo laxante, un kéfir "fuerte" será un poco astringente.

  7. NERVIOS.- Un litro por día. En casos graves, continuar durante un año. Cura la falta de sueño y se mejora el apetito, disminuyendo las depresiones.

  8. MALESTARES DEL INTESTINO.- Un litro y medio diario, durante el tiempo necesario.

  9. ANEMIA.- Un litro por día. Después de 3 meses, la sangre es normal; en los casos graves, los adultos deberán tomar 2 litros.

  10. ECZEMA.- Un cuarto de litro por día. Cubrir la piel irritada con kéfir y dejarlo secar. Repetir varias veces al día, lavar y aplicar de nuevo. También se curan los casos crónicos.

  11. CATARRO DE VEJIGA Y ESCLEROSIS.- Un litro por día, mejora en los casos más graves, incluso las esclerosis del corazón.

  12. El kéfir regula la presión arterial y regula el peso.

  13. TRASTORNOS DE LA VESÍCULA BILIAR.- Un litro por día. El kéfir cura de 2 a 6 meses. Sin embargo, si el paciente toma crema y leche, los trastornos aparecen de nuevo.

  14. DOLORES DE RIÑONES.- Un litro por día.

  15. INFECCIONES.- Un litro por día, combinando con una dieta muy severa.

  16. HEPATITIS Y CONGESTIÓN.- Medio litro diario de kéfir, que haya sido cultivado solamente 12 horas; tomar antes de acostarse. Se manifiesta mejoría después de 3 ó 4 semanas. Si se regula la digestión, empezar a tomar medio litro de kéfir que haya sido cultivado durante 24 horas.

  17. REDUCE INTOLERANCIA A LA LACTOSA: Un estudio publicado recientemente por el periódico de la Asociación Dietética Americana descubrió que la leche fermentada kéfir, que es levemente efervescente y tiene una consistencia suave, elimina o reduce drásticamente los síntomas de la intolerancia a la lactosa en adultos. Así lo destacó The Food Institute dentro de sus noticias de salud.
La producción de Kéfir es muy sencilla; nos basaremos en la producción del más consumido: el Kéfir de Leche, para ello se necesitan:
un tarro de 1 litro con tapa. (que no sea de metal)
3/4 litro de leche.
un par de cucharadas de Kéfir.
un colador no metálico.

Se introducen en el tarro la leche y el kéfir, se cierra y se deja a temperatura ambiente durante 24-36 horas. Tras este tiempo, se cuela el líquido resultante que estará listo para consumirse; se enjuaga bien el bote, se vuelve a introducir el kéfir en su interior y se le añade de nuevo leche dejándolo entero tapado en ella y teniendo cuidado de que quede parte del tarro sin leche, se tapa de nuevo el bote y se deja en un lugar reservado de la casa a temperatura ambiente durante otras 24 a 36 horas tras las cuales se volvería a repetir el mismo proceso.

El líquido obtenido es una bebida alcohólica de baja graduación (menos del 1%), carbonatada y similar al yogurt, aunque con una textura más suave y sabor ligeramente más ácido, si no nos gusta tan ácido se le puede añadir azúcar, canela o miel. Si dejamos el hongo por más del tiempo señalado hasta 48 horas podremos obtener un kéfir mucho más espeso y ácido, muy parecido al queso pero no se aconseja dejar por más de 48 horas sin cambiarle la leche.

Una vez por semana, después de escurrirlo bien,se ha de enjuagar con agua tibia y se aconseja que no tenga cloro si es posible. El Kéfir va creciendo poco a poco y se va dividiendo solo, cuando se nos haga muy grande el Kéfir es cuando se puede ofrecer a otras personas o si deseamos podemos lavarlo bien, meterlo en una bolsa de plástico o recipiente no metálico con agua azucarada y guardarlo en el congelador hasta que lo necesitemos. Para su descongelación se recomienda hacerlo despacio permaneciendo en la nevera hasta descongelarse completamente en agua azucarada, hecharle leche una vez descongelado y quizás sea necesario cambiarle varias veces la leche sin consumirla hasta que veamos que vuelve a kefirarla con su color y olor acostumbrados.

El kéfir también puede morir, los nódulos muertos se identifican por ser de diferente color: como más amarillentos, con ellos lo que se ha de hacer es separarlos del resto de los nódulos del Kéfir y tirarlos.

Precauciones a la hora de consumirlo:
No tomar el kéfir de leche si se es intolerante a la lactosa.
No tomar cualquiera de ellos si se observa algún cambio en la textura, olor o sabor.
Utilizar siempre elementos de máxima calidad No utilizar recipientes metálicos para su colado o conservación pues el metal y el ácido que produce el Kéfir pueden tener reacciones.

Más información:

1 comentario:

Minerva dijo...

Me encanta el yogurt, desde hace varios años lo consumo y no suelo sufrir enfermedades, es bueniisiiiimoo y bastante saludable, se los recomiendo a todos....