miércoles, 26 de marzo de 2008

Meditación con Jesús


Relaja todo el cuerpo. Bien flojo Afloja la tensión del cuello...,y los hombros... Fija la atención lentamente en la respiración..., Y vas haciéndola más pausada...,y más suave. Inhala..., retén el aire..., exhala...,
Ahora te encuentras caminando por un valle hermoso. No existe en él la dimensión tiempo y espacio... Las luces te invitan a seguir, hacia un límite entre la tierra y el cielo . Miras el horizonte que te parece tan lejos… y de pronto.. Una cascada blanca de espuma te inunda Te dejas bañar sintiéndote reconfortado, bendecido. Sientes el susurro de un aletear de alas, y miras hacia el cielo azul resplandeciente. Te sientes feliz...,fortificado..., sano.... Y ascendiendo el terreno que se empina cada vez más ¡Se transforma instantáneamente el panorama!!! Aparecen ante tus ojos dos ángeles… Y más... y más....¡Más Ángeles! Van formando una doble hilera de Ángeles a los costados de un camino que lleva hacia un punto iluminado por un sol desconocido y fascinante.
Los ángeles se mantienen uno al lado del otro, con sus cuerpos etéreos bien unidos, y por arriba sus alas se entrelazan techando el cielo... A medida que caminas sientes que la salud vuelve a tu cuerpo. Que tu alma se ensancha y se expande. Que tu espíritu se siente en la más sublime devoción! Miras hacia los lados, y los Ángeles te alientan a continuar.
De pronto...¡Unos ojos...! Una mirada inmensamente tierna te atraviesa llegando hasta el punto focal de tu alma… ¡Allí estás, Junto a Él! Sientes que te sana desde la cabeza hasta los pies. Es Jesús! Su bellísimo rostro, su dulce sonrisa... Sus rayos de luz te traspasan con destellos de fulgor, que se expanden por todo el sendero, con matices conformando miles de arco iris, en un espléndido concierto de luz y color. Como el magnetismo de un gigantesco imán, esa fuerza emitida por Jesús, hala de tu cuerpo.... Y te entregas por completo en los brazos del Señor!! Llenos de luz, amor y paz. Extasiado y sereno como Nunca en tu vida!
¡Te sientes con fuerza, sano, feliz!! ¡¡Inenarrablemente dichoso!!! Y Jesús te lleva con el brazo sobre tus hombros hacia un lugar increíble..., con el piso alfombrado de nubes celestes y rosadas que llegan hasta tus rodillas. Sientes que no caminas, solo flotas... Jesús, continua llevándote, hacia una escalinata conformada por nubes multicolores... Ascienden los dos por ella y tu sientes que no tienes pies... No sabes cómo estás flotando hacia arriba... ¡Deseas solamente detener este instante en el tiempo!!! Jesús, luminoso y radiante. te levanta con su energía divina, y elevándote en el aire perfumado, te coloca en el ultimo peldaño de la escalera...
Allí Jesús se queda a tu lado, Tu, colmado de felicidad, paz y amor, no sabes qué hacer...El te mira tiernamente y te dice: ─“Bendito eres, pues has ido dejando atrás todo el dolor, las amarguras, la maldad, el rencor, el pasado, la angustia....” Y tu miras hacia abajo y compruebas que dejaste en este recorrido hacia Jesús todo lo negativo del pasado. Sientes su Divina Presencia ¡¡¡Allí se encuentra Jesús a tu lado!!! Extendiéndote sus brazos, tan lumínico, y etérico que deslumbra tus ojos. Mientras una música celestial acompaña su voz... El Señor paraliza, detiene el tiempo!!!… Adentro de ese lugar sin fronteras..., sin horizontes...,sin ángulos...,sin filos..., donde todo es luz, vida..., amor..., paz..., color...,felicidad y esperanza....
¡EL TIEMPO DETENIDO! Y Jesús te dice: —No pienses nada, quédate aquí, este lugar es mío y es tuyo. No busques límites,¡no!, no los busques, porque aquí no los encontrarás. Todo esto que ves y sientes, es mi mundo, es mi alma, es mi espíritu y no hay límites.Y AQUÍ PUEDES VENIR SIEMPRE ¡VEN CONMIGO! Aquello que un día pensaste que era, inalcanzable, Muy lejano…ahora, hoy....Está junto a tí!!!!
Desde ahora, los dos permanecerán juntos siempre!!!Y sientes que desde hoy estarás en Gracia de Dios. Jesús y Tú, Tú y Jesús Unidos por siempre!