martes, 25 de marzo de 2008

La Respiración de La Unidad

La Respiración de La unidad es una meditación revelada por el Maestro Sri Yukteswar a Drunvalo Melchizedek que viene recogida en su libro "Viviendo desde el Corazón". Espero les guste......

"Deja que tu atención se mueva a un lugar en la Tierra que sientas que es el lugar más hermoso del mundo. Puede ser cualquier lugar -una escena de montaña con árboles, lagos y ríos, o un árido y arenoso desierto con muy poca vida-, cualquier lugar que tú percibas como bello. Ve tantos detalles como puedas.Por ejemplo, si el lugar que elegiste es una escena de montana, ve las montañas y las nubes blancas y abultadas. Ve y siente el bosque y los árboles moviéndose con el viento. Ve los animales, venados, renos, pequeños conejos y ardillas. Mira hacia abajo las claras aguas de los ríos. Empieza a sentir amor por este lugar y por toda la naturaleza. Continúa creciendo en este espacio de amor con la naturaleza hasta que tu corazón esté latiendo con el calor de tu amor.

Cuando sientas que el tiempo es correcto, con tu intención, envía tu amor al centro de la Tierra para que la Madre Tierra pueda sentir directamente el amor que tienes para ella. Si quieres, puedes colocar tu amor en una pequeña esfera que lo contenga y enviarlo a la Madre. Pero es tu intención lo que es importante. Entonces espera, como un niño. Espera hasta que la Madre envíe su amor de regreso a ti y lo puedas sentir. Tú eres su hijo, y yo sé que ella te ama.Cuando el amor de la Madre entre en tu cuerpo, ábrelo completamente dejando que este amor se mueva a cualquier parte y por todo tu cuerpo. Déjalo entrar a todas tus células. Déjalo moverse por todo tu cuerpo de luz. Déjalo moverse por dondequiera que desee moverse. Siente este hermoso amor con el que tu Madre te ha envuelto y permanece en esta unión con la Madre Tierra hasta que sientas completa esta experiencia.

Cuando sea el momento adecuado, lo cual sólo tú puedes saber, sin romper la unión de amor con tu Madre, vuelve tu mirada al Padre, al Padre celestial. Mira al resto de la creación más allá de la Tierra. Pon tu atención en un cielo nocturno. Ve la Vía Láctea moverse a través de los cielos. Observa los planetas y la Luna girar alrededor de ti y de la Tierra. Siente al Sol escondido detrás de la Tierra. Date cuenta de la increíble profundidad del espacio. Siente el amor que tienes por el Padre, porque el Padre Divino es el espíritu de toda la creación, excepto la Madre Divina. Y cuando este amor sea tan grande que ya no puedas contenerlo más dentro de ti, con tu intención déjalo irse a los cielos. De nuevo puedes enviarlo dentro de una pequeña esfera si así lo quieres.Sri Yukteswar dice que pongas tu amor en una pequeña esfera y con tu intención lo envíes a los cielos. Dice que lo envíes a la red de conciencia de unidad alrededor de la Tierra. Si tú no sabes lo que es esta red, no te preocupes, sólo haz lo que hace la mayor parte de los indígenas del mundo: envía tu amor hacia el Sol. Igual que las redes, el Sol está conectado a todos los otros soles o estrellas y finalmente a toda la vida en todas partes.

Algunas personas, como los hopi del suroeste de los Estados Unidos, envían su amor al Gran Sol Central, lo cual es otro concepto que no todos tienen pero que es igualmente válido. Escoge uno, no importa cuál. Lo importante es que tu amor llegue a toda la vida en todas partes."Una vez que tu amor ha sido enviado a los cielos al Divino Padre, de nuevo espera; espera a que el Padre envíe su amor de regreso a ti. Y por supuesto siempre lo hace. Tú eres su hijo por siempre, y el Padre Divino siempre, siempre te amará. E igual que con el amor de la Madre, cuando sientas el amor del Padre Divino entrar en tu ser, déjalo moverse a cualquier lugar que desee. Es el amor de tu Padre y es puro.

La Sagrada Trinidad está vivaEn este momento, algo que raramente sucede se manifiesta: la Sagrada Trinidad está viva en la Tierra. La Divina Madre y el Divino Padre están unidos contigo en amor puro y tú, el Divino, completas este triángulo".Dios siempre está en todas partes, pero los humanos no siempre lo percibimos. La meditación de la respiración de la unidad te lleva directamente, conscientemente, a la presencia de Dios.

No hay comentarios: