miércoles, 26 de marzo de 2008

FLOR

Esta meditación está orientada a saber más sobre el Conocimiento del Ser, es una meditación que nos brindó el Maestro Saint Germain.

Pongan una flor en sus manos y siéntanse sus pétalos, son uno de esos pétalos. Observen su forma, vean como son, sientan su perfume pues como ya son un pétalo no pueden olerlo, siéntanlo.... lo percibirán por la extensión de la cara posterior y delantera del pétalo. Sientan la suavidad, sientan el perfume, sientan esa gota de rocío que está en el entronque del pétalo con el cáliz de la flor. Siéntanse suaves, siéntanse aterciopelados, húmedos, acariciables, atractivos... porque todas estas cualidades las poseen las flores para atraer a los seres vivos: siéntanse pues atrayentes, disponibles, disfruten de ser pétalo....

Siéntanse ahora los estambres de la flor, los estrambres o pistilos, lo que prefieran, órganos minúsculos con importantes funciones biológicas que son mecidos al viento, siéntanse frágiles y fuertes al mismo tiempo protegidos en la corola y e insertados en el cáliz de la flor, sientan esa dualidad que caracteriza al plano tridimensional....

Siéntanse ahora tallo, parte que nos llama menos la atención de la flor pero que no es menos importante puesto que es esencial en la constitución de la planta. Siéntanse tallos, noten fluir los flujos vitales subiendo y bajando; sientan los brotes, los nudos y las hojas insertas en el tallo. Díganse a si mismos: Soy un tallo de una flor, sostengo la corola más hermosa que se pueda dar en la creación, soy el conductor de la energía de la madre tierra y también el transportador de las energías del sol, mi misión es realmente importante aunque no lo parezca, aunque pase muchas veces inadvertido.

Ahora salgan de la flor y vuelvan a sí mismos. Vuelvan a tomar la flor en sus manos y en esta ocasión llévenla a su corazón y déjenla que penetre en ustedes. Toda la energía que constituye esa flama se está uniendo con toda la energía de su cuerpo aurico y su cuerpo de luz, de manera que la flor ya está dentro de ustedes. La savia de la flor y su sangre ya son una sola, de la misma manera que todas sus características de belleza, de fuerza y vitalidad, servicio que posee la flor también se funden con ustedes. Y la respuesta que, como seres vivos, dan al cosmos son una sola. Ambos son Uno, ya no se puede distinguir la flor del ser humano. Esta es una alquimia, esta es una magia, es una transmutación, donde las energías aparentemente diferentes vienen siendo una y la misma cosa.....

Este ejercicio les permite conocer la esencia misma de las cosas..... les permite CONOCER... pueden realizarlo con cualquier cosa.... les abrirá a ese Conocimiento del Ser.....

No hay comentarios: